Testimonios de Victoria García Framis

Victoria, quería darte las gracias por tu amabilidad y buen trato. Ha sido muy positivo para mí la solución de mis problemas intestinales. Un abrazo. Suspiros, 87 años

Estoy muy satisfecha por la ayuda que he recibido de Victoria.
Sufría desde hace muchos años de diarrea crónica sin solución por parte de la medicina oficial y últimamente agravada por una medicación hormonal que necesito para evitar una recidiva de un cáncer de mama . Victoria me ha ayudado mucho a compensarla.
Valoro muy especialmente su profesionalidad en cuanto, primero realizó un buen diagnóstico. En mi caso se objetivó por un análisis de disbiosis .-análisis de la flora intestinal-. A partir de estos datos y su experiencia, un tratamiento a base de productos naturales (probióticos, minerales etc.) y un cambio en el hábito alimenticio han hecho que la mejoría haya sido considerable y todavía sigo con sus recomendaciones i sigo mejorando Por supuesto que le estoy muy agradecida. M. Jesus, 68 años

Agradecimiento por la dirección y recomendaciones de Victoria. Después de 14 años de una operación de cáncer de colon y habiendo probado todo tipo de laxantes , no había conseguido un ritmo normal en las deposiciones.
Ahora siguiendo sus consejos, guía nutricional y ayuda probiótica he conseguido la normalidad.
Actualmente no tomo ninguna medicación y sigo bien sólo con sus recomendaciones nutricionales. Sebastià, 71 años

Empecé a visitarme con la Victoria, hará unos 9 años, porque quería quedarme embarazada pero mi peso era demasiado bajo. A partir de ahí, me dio unas pautas para ir ganando peso de forma saludable, que apliqué a mi forma de comer y que me han ayudado a tener una alimentación sana y consciente. Durante estos años y hasta el día de hoy, he ido haciendo consultas sobre otras cuestiones que han ido surgiendo como mi intolerancia al gluten o la alimentación de mis hijos en etapas tempranas (ahora tengo 3) y no he dudado en recomendarla como profesional a gente de mi familia tanto por su trato cercano como por su rigor a la hora de trabajar. Agnès, 40 años